Estados de la Mente


Los estados de la mente (Res): -concepto producto de la investigación, es una condición temporal o conjunto de elementos activados, como los patrones de activación neuronal. «Las neuronas que se encienden juntas, permanecen conectadas juntas», es una forma general en la que los procesos mentales como las emociones, los patrones de pensamiento, los recuerdos y la planificación conductual, se unen en un todo funcional y cohesivo. Un estado mental está formado por el patrón total de activaciones en el cerebro en un momento particular y crea un patrón de activación cerebral que es más probable que se repita en el futuro. Los estados mentales permiten que el cerebro logre cohesión en el funcionamiento. Si imaginamos a un jugador de tenis que aprendió a jugar desde los ocho años y según fueron pasando los años y aumentando las horas de entrenamientos, sobre los catorce años ya interviene en torneos juveniles, a los dieciocho tomando en cuenta todas sus horas, meses y años de entrenamientos, relación con buenos entrenadores, solamente con que su entrenador le dijese «prepárate [mentalmente] para dentro de dos semanas, vas a jugar en Biarritz eres cabeza de serie». Solo con oír eso el tenista empieza a notar una gran alegría, sus pensamientos empiezan a girar alrededor de todo lo que tiene que poner a punto para ese día… los días pasan y la mañana del campeonato se despierta lleno de bonitos recuerdos de muchos años de recuerdos ligados al tenis. Los recuerdos y la planificación del día, del partido a las cuatro de la tarde se unen junto con las emociones en un todo funcional y cohesivo. Este es un estado mental que para que lo recuerden lo llamaremos hoy el estado mental tenista.  

Preparándonos un poco, para conceptos más clínicos podemos mencionar que los estados de la mente en relación al Apego por ejemplo (Res), que es la frase usada para la postura que en el presente toma un adulto hacia las experiencias de apegos. Por ejemplo -en cuanto a estos, en el estado de la mente de tipo despectivo/desdeñoso, hay una minimización de la importancia de las relaciones interpersonales. Fijémonos atentamente en el servicio que nos presta este concepto de estado de la mente en relación al apego. Emocionalmente, el padre o la madre, o ambos minimizan las relaciones interpersonales. Y como una relación interpersonales es un compartir energía e información, estos padres, o uno de ellos será poco propenso al compartir lo mencionado previamente. La neurofisiología y la neurobiología de los estados de la mente constituyen un perfil de red neuronal que es el reclutamiento de varios circuitos neuronales activados en el un proceso localizado, como una representación la memoria, o más globalmente, en un estado mental.  

Estado dependiente: El proceso por el cual el contexto (interno y externo) influye en el funcionamiento de un proceso en particular. Proceso: es una acción o conjunto de acciones que cambia el estado o condición de algo. Prácticamente todo lo relacionado con la mente es un proceso, (véase más adelante Proceso/ Parte de la mente).

Los estados del yo especializados: se trata de estados mentales repetidamente activados que con el tiempo se convierten en conjuntos especializados y dirigidos a objetivos de unidades funcionales cohesivas. El desarrollo humano está lleno de múltiples estados del yo/self, como aquellos con la necesidad de ser sociables, agradables, aquellos que requieren de la soledad, dominar, ceder, valgan estos tipos de estados como ejemplos, solamente. Me comentaba un paciente que en cuanto a su carácter se definía como una persona que disfrutaba de la agradabilidad de él con los demás y que sin embargo no le importaba ser desagradable cuando tocaba. Lejos de haber sufrimiento debido a la potencial polarización entre estados del yo, había armonía en su mente. Ese algo o esquema reactivo -Parte-  desagradable, tenía el aspecto de poder hacer mucho daño tan solo por la dureza de la mirada. Estos dos yoes, procesos con historias diferentes (aprendizajes emocionales totalmente diferentes) en la vida del paciente, tenían en común a las personas, ser agradable o frenarlas según hiciese falta. Su estado del yo desagradable mantenía una creencia que decía: «nunca permitas que los demás crean que eres un hombre inofensivo».  Existe una multitud de estados del yo, esta es la multiplicidad de la mente humana. Además, una vida sana está llena de múltiples estados del yo o self que no Self. El hecho de que los estados de la mente, que preceden a los estados del yo, se hayan repetido a lo largo de nuestras vidas y se hayan convertido en estados del yo o «yoes» no les da carácter patológico alguno. Son múltiples estados de la mente que luego pueden ser estados del yo o no. Los «yoes» o estados del yo que sufren o hacen sufrir a otros o nos lo hacen a nosotros con sus creencias negativas, cuando lo son, o cuando, aunque momentáneamente toman el control de nosotros y llegamos a acciones más extremas, que no tienen porque ser violentas necesariamente, pero a lo mejor sí breves y muy intensas. Estos estados del yo -que no yo, si no estados del yo- pueden recibir otros nombres según la escuela de pensamiento, según el enfoque: Partes, partes, modelos mentales, estados de Ego, Esquemas reactivos, Condicionamientos emocionales, Complejos, etc. En el fondo estamos hablando de lo mismo, excepto en lo que consideramos sus orígenes, sus causas, su etiología que puede provenir según el autor desde lo más espiritual como es en IFS de Schwartz hasta lo más traumático con `T´ mayúscula o con `t´minúscula, pasando por introyecciones, etc.

Según nuestra experiencia, se llamen como se llamen estos aspectos de nuestra vida psíquica son muy sensibles y más manejables al trabajo con Representaciones simbólicas y no suelen, en general, requerir intervenciones más allá del procesamiento de la información y desensibilización. Es útil como en otros casos usar el SUDs y una actitud Mindful con las sensaciones corporales por parte del paciente (Davidson, R., Ph,D en investigación Neurocientífica).  

Richard Schwartz en Internal Family Systems Therapy dice: «todos tenemos en la profundidad de nosotros mismos, un centro sin prejuicios (!?), que tiene las características de la calma, la confianza, la compasión, el coraje, la curiosidad, la conexión, la claridad y la creatividad. Este centro, que en este modelo terapéutico llamamos Self es quien nos permite una relación fluida con nuestras partes (!?). 

Olaf-Martin Holm Cox, Psiquiatra, 2017, dice desde la [Terapia de los Sistemas de la Familia Interna], TSFI/IFS, desarrollada Neurocientíficamente® ¿hay alguna razón clínica y no mística, o sea validada como para que el llamado Self deje de tener una relación fluida con las partes? Sí, en algunos momentos, como cuando una parte -IFS- se mezcla con el Self, como cuando los llamados protectores como los Managers deciden impedir cualquier posibilidad de que partes como los llamados exiliados abrumen al Self con su dolor, trauma, sufrimiento. Esta última afirmación siempre me ha resultado difícil de asumir. IFS, dicho por Schwartz, Toronto, 2017, la última vez que lo escuché: «IFS es como la teoría de Apegos llevada al sistema interno. Qué sería el Self, preguntó uno de los asistentes. El ponente respondió que sería como la figura del padre bueno. ¿Cómo es posible que el padre bueno no pueda hacerse cargo de exiliados traumatizados tenga la fuerza suficiente como para que en IFS no haga falta una fase de estabilización típica de los modelos anti-trauma y sin embargo si tienen que entrar en acción los denominados Managers y rodear protectoramente al Self para impedir que los llamados exiliados no abrumen al Self? ¿Como es que el Self, el buen padre, el que no necesita hacer técnicas de «toma de tierra» para estabilizar al sistema, necesite en cambio, o sea más débil que los managers como para que lo cerquen y así evitar ser abrumado por los exiliados en terminología de Internal Family Systems Therapy?       

Mente: la mente incluye al menos tres aspectos fundamentales: experiencia subjetiva personal, consciencia con una sensación de conocimiento y aquello que es conocido, y una función regulatoria, que es una función emergente, un proceso de auto organización del sistema nervioso en extensión y en las relaciones interpersonales. De esta manera, un aspecto nuclear de la mente es un proceso incorporado y relacional que regula el flujo de energía e información. Cuando decimos la mente incorporada la mayoría de este fenómeno puede se subsumido bajo dos amplias categorías, la mente incorporada y el cerebro incorporado. A partir del cerebro incorporado estamos hablando de que todo está conectado al cerebro (sistema nervioso central, SNC y periférico, así como el SNA o autonómico).   

Defensas: Son reacciones de la mente para reducir estados de disfunción. Las defensas son automáticas frecuentemente (actuadas sin intención consciente), pueden ser aprendidas y convertirse en rasgos de la personalidad y pueden tener orígenes evolutivos como las «defensas animales», Siegel. Un buen ejemplo es el «dorsal dive» o colapso dorsal vagal.

Schwartz dice que IFS es como la teoría de los apegos de Bowlby llevada al interior. Pues si es así, que maravilla de trabajo se podría hacer, pero nunca me enseñaron a reparar apegos no-seguros, desorganizados si este fuera el caso, en el marco de terapia con IFS.  Me pregunto si el llamado Self es más neurobiológico de lo que se quiere admitir en IFS. Los experimentos con éxtasis -MDMA, droga de diseño, de Mithoefer (clínico en IFS), Universidad de Carolina del Sur indican que sí. Dado que cuando se trata el TEPT con éxtasis hay actividad de tipo Self, las ocho Cs, no todas, algunas como veréis: la MDMA o 3,4-metilendioximetanfetamina, usualmente conocida como éxtasis, es una droga empatógena perteneciente a la familia de las anfetaminas sustituidas.El consumo de MDMA puede inducir euforia, sensación de intimidad con los demás y disminución de la ansiedad. Produce una pérdida de la timidez, volviendo al individuo más extrovertido, una sensación de alegría absoluta y de hiperactividad, aumento de la tensión muscular, dilatación de las pupilas, puede causar bruxismo y una pérdida parcial del sentimiento de dolor físico. Algunos estudios médicos han hallado algunos beneficios terapéuticos moderados para ciertos trastornos mentales,​ pero su uso a largo plazo se asocia a efectos adversos, como neurotoxicidad y deterioro cognitivo. Cuando,Mithoefer presento un vídeo de un paciente afectado con síntomas de TEPT, la rabia en ese caso síntomas de TEPT, en Providence en 2014, este psiquiatra, clínico en IFS, profesor de Psiquiatría, junto con su esposa, enfermera y terapeuta IFS hablaron de los efectos positivos de esta anfetamina para tratar síntomas de TEPT porque los paciente presentaban una tendencia a relacionarse más con las partes, en ese momento el júbilo de la gente de IFS fue descomunal; como en el viejo oeste el personal gritaba yupiiiiiii, yahoooo y había cola para abrazar a Richard Schwartz. Este aguantó todo ese tropel de gente y cuando quedó solo me le acerqué y le dije: «te vengo a decir `congratulaciones´ pero, no sé porqué, las experiencias en Europa, Suiza, Madrid, arrojan los mismo resultados, las escalas de TEPT bajan, aquí se celebra que el éxtasis activa la interrelación entre Self y partes, lo cual quiere decir que el Self tiene que tener un `asiento´ neurobiológico… añadí, dime, ¿hacía falta la esta metanfetamina, el éxtasis para demostrar que ese Self existe? ¿Hacía falta? Si es que sí, el llamado Self (yo), que en Chicago empezó como self (yo), tiene un sustrato neurobiológico. Así como hay actividad aumentada entre Self y partes, hay efectos secundarios negativos. Creo que es pura actividad química, positiva y potencialmente negativa la que el éxtasis produce.

Tomado de una publicación sobre IFS en España: «IFS es un enfoque extraordinario o fuera de todo orden o regla natural o común (!?) que favorece esta aproximación hacia nuestras partes con una escucha profunda o que penetra mucho o va hasta muy adentro (!?), con curiosidad, compasión… todas las cualidades de nuestro Self».  «Favoreciendo lo que algunas tradiciones espirituales llaman el Ser esencial (¿está claro para el público?  «espirituales llaman al Ser esencial»). Preguntamos entonces, ¿es IFS un modelo de terapia? ¿Es modelo que puede ayudar a ciertas personas, por ejemplo, necesariamente creyentes), el Yo verdadero, el Sabio Interior, el Atman, tao, naturaleza búdica o Alma» Y digo que con todos mis respetos por lo que hace la gente de IFS, aquí en España, igual que en USA, donde sea, merecemos una aclaración; en otros lugares del mundo se trata el TEPT con éxtasis con buenos resultados y en dichos grupos nadie habla del Self, claro, dicha gente no trabaja con el modelo IFS por ello no piensa en self o parte, piensan en términos de síntomas. 

En TSFI/IFS® diríamos que  cuando yo he sido abrumado por el dolor emocional, por la vergüenza, este estado puede llevarnos a que quedemos paralizados bajo el influjo del Vago dorsal, o si somos lo suficientemente resilientes, corajudos, luchadores, entonces podemos hacernos cargo de algo terrorífico o abrumador. Vuelvo al tema, se supone por el mensaje de Schwartz, R., de que el llamado Self es el padre bueno del sistema interno, es curiosidad, compasión, coraje, es un derecho de nacimiento, entonces, ¿cómo es posible que lo supuestamente más poderoso del Ser, el llamado Self tenga que ser protegido por protectores preventivos por ejemplo? ¿Dónde está ese Self cuando hay catástrofes, terror, pánico? Entiendo que el self/yo tenga sus defensas o protecciones como las llaman otros. El self o yo es un producto evolutivo.Existe entonces una gran diferencia; entiendo que yo mismo me sienta abrumado y tenga que recurrir a defensas masivas para salir del caos y/o rigidez o embotamiento, pero que desde la perspectiva del IFS tradicional, esto parece totalmente contradictorio en su núcleo. Una entidad que viene con nosotros a la vida porque es nuestro derecho de nacimiento no puede tener la misma baja entidad que un proceso que es evolutivo psicológicamente. Imposible, aquel Self tendría que ser situado como el Self más alto, espíritu puro, pero según los estudios del Psiquiatra Mithoefer (IFS) de que es sensible a los efectos del éxtasis o MDMA que es una droga de diseño hablan de neurobiología. Que el self o el yo como proceso de nuestra mente se paralice porque nuestro SNA está en ese estado de parálisis (3F o fight -lucha, flee -huir, faint -desmayo), esto es neurofisiologicamente comprensible (Teoría Polivagal de Porges, S.), pero soy incapaz de dar paso en mi mente a eso del Self abrumado por las partes y partes preventivas -directivas que le protegen, es como una neurótica y abusiva inversión de roles. Los managers, «que aunque creyeran que se han hecho mayores, <no han dejado de ser niños que desempeñan roles de mayores protectores>, dicho por Schwartz, R. Toronto, 2017. «they are like parentified kids» dijo, y esto quiere decir que «son niños parentificados», palabra que no existe en castellano, pero que nos viene a decir que son niños(partes) que no han dejado de serlo y tienen que actuar como padres para proteger el sistema familiar; o sea, inversión de roles. ¿Cómo puede ser que ocurra esta dinámica siendo el buen padre el Self? 

La vida emocional del cerebro: escuchando a Richard Davidson

Richard J. Davidson es Profesor de Psicología y Psiquiatría en William James y Vilas, Director de el Waisman Laboratory for Brain Imaging and Behavior y del Laboratory for Affective Neuroscience, es también Founder and Chair of the Center for Investigating Healthy Minds, en el Waisman Center, de University of Wisconsin-Madison.

En La vida emocional del cerebro, de una forma ágil, Davidson -neurocientífico- describe los resultados de años de trabajo en laboratorio llevados a cabo con la más avanzada tecnología, integrando los aspectos cognitivos a las emociones y enfocándose en las particulares reacciones que se presentan de un individuo a otro.

El Dr.Richard Davidson dice que este abordaje integrador se debió a su convencimiento de que “la salud mental y física son afectadas profundamente por las emociones y lo que sabemos de éstas es que varían de un individuo a otro. Los hechos han demostrado que entender los mecanismos cerebrales que hacen que una persona responda de manera más extrema que otras, ha sido una estrategia muy fructífera en este tipo de investigaciones.”

En la vida emocional de tu Cerebro se trata entonces del primer abordaje neurocientífico que contempla las emociones y las variaciones que se dan entre las personas, basándose en un estudio cerebral, lo que se diferencia marcadamente del énfasis en los aspectos cognitivos que hasta ahora venían poniendo las investigaciones. En el estudio realizado por Davidson se categorizan seis estilos emocionales, que son los que rigen la forma en que respondemos a las circunstancias. Sin embargo, la genética no tiene la última palabra al respecto. Davidson afirma que “la transformación de la mente cambia el cerebro si nos comprometemos en entrenamientos mentales sistemáticos del tipo de los que encontramos en las prácticas meditativas. Mediante estos ejercicios podemos formar hábitos mentales que cambian el cerebro de manera que puede promoverse una mejor atención y un mejor control de las emociones. Se trata de dos sistemas principales sobre los que este tipo de entrenamiento mental parece tener efectos.” Para modificar aquellos patrones de conducta poco beneficiosos, se recomienda la meditación al modo en que se popularizó en occidente, que aunque derivada de tradiciones asiáticas con connotaciones religiosas, es ahora totalmente secular y adaptadas a esta cultura. “Hay un interés creciente en este tipo de conocimiento derivado de estas investigaciones científicas. Actualmente la meditación está siendo implementada en una mayor escala porque se ha demostrado que este tipo de práctica promueve la salud y cultiva mayor atención y control emocional”, según Davidson. La confianza que se ha ganado respecto a que los estilos emocionales pueden transformarse, se debe a que los nuevos hallazgos descartan la idea de que el cerebro es una estructura rígida. En el campo de las investigaciones actuales el concepto de neuroplasticidad comenzó a desplazar a aquél precepto científico. Finalmente, la ciencia alcanzó a demostrar que el cerebro se puede regenerar mediante su uso y potenciación. 

La neuroplasticidad es la cualidad del cerebro que más ha sido estudiada en los últimos años. Hoy el cerebro es considerado como un órgano dinámico y cambiante, en relación constante con el ambiente y con lo vivido. Nuevas conexiones nerviosas surgen a lo largo de toda la vida y si bien los jóvenes parecen responder a la ejercitación con más facilidad, la capacidad de transformación acompaña al ser humano hasta el final de sus días.

Las experiencias a las que nos exponemos modifican el cerebro. Expertos de la Universidad de Londres recientemente pudieron comprobar que ciertas regiones del hipocampo de los taxistas londinenses se desarrollaron en extremo por la memorización de calles y rutas. La nueva tecnología aplicada también permitió comprobar, que dicha capacidad no disminuía con la edad. Otro ejemplo de ello son las personas bilingües, que muestran un desarrollo superior en la zona del lenguaje. En La vida emocional del cerebro, Davidson detalla la terapia que se ejecuta con las víctimas de accidentes cerebrovasculares para mejorar su condición aplicando técnicas que obligan al cerebro a desarrollar nuevas conexiones, mediante la restricción del movimiento en el miembro sano.

A propósito de la influencia sobre el cerebro que se le reconoce al entorno, conversamos con el el Dr. Richard Davidson acerca de cómo nos afecta la integración de la tecnología a la vida cotidiana. “No se sabe muy bien cuál es el impacto de la tecnología moderna en la función y en la estructura cerebral. Existe cierta evidencia que sugiere que los videojuegos pueden afectar al cerebro en formas tanto positivas como negativas. No hay suficiente investigación todavía, lo único que podemos decir con certeza es que la interacción con la tecnología tiene el potencial de cambiar el cerebro, pero como decimos nosotros, el diablo está en los detalles”, afirmó. Respecto al futuro de la investigación en el campo de las neurociencias Davidson opina que el tema de las emociones es crucial ya que gobiernan prácticamente todas las formas del comportamiento humano. En lo que se refiere a su trabajo dice “Pienso que hay un aumento enorme de investigaciones enfocadas en el tema de la emoción. Creo que nuestro trabajo ha tenido un impacto importante y ahora las agencias gubernamentales van a estar dispuestas a proveer los fondos necesarios.”

Con estas palabras de Davidson terminamos esta somera introducción a lo que se avecina en cuanto a la [Terapia de los Sistemas de la Familia Interna], TSFI/IFS desarrollada Neurocientíficamente®. Nos referimos a lo que Davidson ha descubierto sobre el cerebro y cómo desde una implementación neurobiológica, neurofisiológica hemos articulado otra manera de hacer TSFI/IFS, que para nosotros es más segura por el conocimiento, que no creencias, que tenemos sobre las Partes de la mente, el self, los Esquemas reactivos, Modelos mentales, Reconsolidación de la memoria, etc. Queremos llamar la atención sobre el hecho de que no estamos hablando sobre Mindfulness como modelo de terapia, hecho que parece que ha cogido cierto auge en Estados Unidos. Véase en las pestañas siguientes y descubra qué es según nosotros: Partes y Self  (Yo), Cambio Cerebral,  y Terapia : Arte e Integración.   

Todo lo que la humanidad ha conseguido de bueno es producto del trabajo en hábitos sanos: citamos lo que el Dr. Davidson llama su propio insight, y este es que sí que traemos algo algo al mundo cuando nacemos: la capacidad para la evolución, adaptación, transformación del fracaso adaptativo en procesos de cambio, la lucha evolutiva.