Estados de la mente, el Yo


                              “Una persona es una persona debido a otras personas” —dicho popular Zulú

Es la forma general en la que los procesos mentales tales como las emociones, los patrones de pensamiento, los recuerdos y la planificación del comportamiento se combinan en un todo funcional y cohesivo (acción y efecto de reunirse o adherirse** los elementos entre sí). Un estado mental se forma por el patrón total de activaciones en el cerebro en un momento particular. Un estado mental coordina la actividad en el momento y crea un patrón de activación cerebral que se puede volver capaz de repetirse en el futuro con más probabilidad. Los estados mentales permiten que el cerebro logre cohesión en su funcionamiento, y así podemos funcionar cada día sin preguntarnos no qué es cada cosa ni qué nos toca hacer en cada momento.

** Adherirse en cuanto a estados de la mente hace referencia a «pegarse o unirse un elemento de funcionamiento a otro, generalmente utilizando una sustancia, en este caso la energía propia de un estado de caos. Aparte de tener en cuenta a la Atención, la energía es el encendido de patrones neurales. Hay patrones neurales muy adhesivos, «pegajosos», que hacen que ciertos estados de la mente se vuelvan con el tiempo de dicha manera; entonces en vez de que el estado mental ayude a la persona a actuar más o menos automáticamente, ocurre todo lo contrario estos segundos estados de la mente se convierten en una disfunción para la persona. Ejemplos: el jugador de tenis, éxito y dolor. Peter desde los ocho años empezó a jugar al tenis con su padre -su primer profesor en realidad- a los nueve ya lo tenía claro, quería ser jugador profesional. Su padre lo apuntó con el entrenador con los mejores laureles para entrenar niños. Cuando tenía nueve años, Peter se hacía cargo de sus zapatillas de tenis, de su chándal, y todos los elementos necesarios para jugar tenis incluyendo, desde luego también de sus raquetas, bolas, etc. Entrenaba todas las tardes un par de horas, volvía a casa, estudiaba (menos que antes), se acostaba temprano. Por las mañanas practicaba mindfulness awareness durante media hora todas los días, por indicación de su entrenador. Alrededor de Peter se creó una «aura» de excelente jugador infantil, futuro campeón de lo que su entrenador y su padre le tenían preparado: los campeonatos para adolescentes, primero en su ciudad. (a los 14 años Peter funcionaba así:  en un estado mental -tenista- formado por el patrón total de activaciones en el cerebro en un momento particular. El estado o condición mental tenista coordinaba la actividad en todo momento relacionado con tenis, este estado crea un patrón de activación cerebral que se vuelve capaz de repetirse en el futuro con más probabilidad. Los estados mentales permiten que el cerebro logre cohesión en su funcionamiento… la vida de Peter era tenis y tenis…, y de muchísima satisfacción. Su capacidad para focalizar su atención frente a sus rivales fue una habilidad muy comentada. A los 16 años jugando un partido cometió de esos mal llamados «tontos». Esto significó la pérdida de un punto, lo cual desembocó en una bajada de energía, reacciones rígidas, repetitivas en su primer fallo, poca adaptabilidad a su limitación transitoria, terminando el partido en un triunfo muy difícil por lo cargado de agresividad que estuvo. En la evaluación del adolescente jugador se descubrió un Apego de tipo Desorganizado, debido a reacciones muy agresivas por parte de su padre bajo los efectos del alcohol. El padre había estado siendo causa de situaciones de terror en casa sin llegar a la violencia física, sus violencias verbal por contenido y tono, y los golpes contra puertas, etc., En la Conceptualización del caso se detectó de entrada la presencia de un estado de la mente (muy «pegajoso») cuyo SIFT, (SISP en castellano) o sensaciones, imágenes, sentimientos y pensamientos era muy acusado. Por otro lado, la Evaluación (entrevista) de su apego con su padre era de tipo Desorganizado, igual que su padre a través del AAI, quien nunca había podido dar sentido a su vida su vida a partir de la violencia de su propio padre. Otro estado de la mente de nuestro joven jugador, ya con 16 años, era el estado de la mente «jugador de tenis». El estado mental «pegaso», muy adhesivo, era un estado con sensaciones de terror, imágenes de violencia por parte del padre, sentimientos de tristeza, rabia, apatía, impulsividad y pensamientos muy negativos sobre si mismo. 

El Yo (self):  Término que significa un sentido interno de identidad, que a veces incluye el cuerpo, la personalidad o la pertenencia a las relaciones. Hay muchos «yoes» en un individuo sano. El self se ve a menudo como un sustantivo singular, donde se puede considerar mejor como un «verbo plural». Incluye funciones del yo, como un yo somático, lingüístico, emocional, emocional y social. Hoy en día el Dr. Daniel Siegel creador y diseminador del concepto de IPNB, afirma que el Yo no acaba «bajo nuestra piel». Queremos adelantar con estas frases -de manera resumida- que una relación interpersonal es compartir energía e información y que el Yo en el aspecto de hacia adentro y entre los otros puede llamarse el MWe, siglas en inglés para YoNos o Yo y Nosotros. Esa energía relacional entre nosotros (ellos) y yo es lo que denominamos el YoNos o MWe, o sea, algo más amplio, mayor que el Yo que hipotéticamente acabaría bajo nuestra piel.  

El flujo de Energía e Información: es el movimiento a través del tiempo de la energía y los remolinos de energía que tienen valor simbólico, y que representan algo más que el patrón de flujo de energía solo. La energía y la información pueden fluir dentro del cuerpo (un mecanismo incorporado/encarnado) y se transfieren entre las personas en las relaciones interpersonales (compartir). La mente puede verse como un proceso emergente que surge en forma de autoexperiencia (subjetividad) y autoorganización (regulación) a medida que la energía y la información fluyen dentro y entre las personas. 

Estados del yo o «yoes» especializados: Los estados de la mente repetidamente activados, con el tiempo se transforman en conjuntos de unidades funcionales y cohesivas orientadas a objetivos. Hay autores que han desechado estos términos por preferir el de estados del mente. Otros mantienen la postura de que los estado del yo son aún más parte del yo y tienen la característica de ser un aspecto sanos del desarrollo del Yo, por ejemplo, un estado del yo a temporadas prefiere la soledad y otro la sociabilidad (el yo social).