Partes y self

—No estamos hechos de muchas Partes y sí de muchos procesos interactuantes (Gendlin, 1977).

Empezaremos por definir desde una perspectiva neurobiológica qué es un proceso: este es una acción o conjunto de acciones que modifican el estado o condición de algo. Prácticamente todo lo relacionado con la mente es un proceso. O sea, en nuestro caso las Partes de la mente son procesos (acciones) que modifican los estados de la mente o la condición en que se encuentre dicho estado.

Una Parte de la mente -estado del yo- la definimos como un sistema organizado de comportamientos y experiencias cuyos elementos están vinculados entre si por algún principio en común. Las Partes están separadas unas de otras por límites más o menos permeables. Algunas Partes -estados del yo- están relativamente aisladas y otras hasta pueden superponerse en cuanto a contenidos. Es necesario que comprendamos que para desarrollar nuestra relación en terapia con las Partes de la mente debemos tener en consideración sus orígenes. Las Partes se originan frecuente cuando el individuo es un niño/a, por ello tienen creencias y respuestas del tipo pensamiento concreto propio de edades infantiles. En los diálogos internos, y silenciosos (para evitar la activación del centro motor del habla) del paciente, con una Parte niño/a por ejemplo, en dichos diálogos da igual el tono de voz -subjetivo- que el paciente note en su mente. Lo que aumenta la probabilidad de que el paciente esté compartiendo energía e información con un estado del yo niño/a o Parte es el tipo de pensamiento que el paciente descubre en la Parte de aparente corta edad: las comunicaciones son de tipo pensamiento concreto, típicamente infantiles. Si el paciente sostiene que dialoga internamente con una Parte, y esta tiene una manera de hacernos saber sus respuestas típicamente adulta, podemos asegurar que no está el paciente sosteniendo un diálogo interno con una Parte niño/a.

                               Breve explicación sobre el Lenguaje de las Partes

Hagámonos la siguiente pregunta: *¿Qué hay de terapéutico en la siguiente intervención? El paciente manifiesta: `Nunca podré lograrlo yo solo´. El terapeuta interviene y le dice al paciente: Una Parte de usted le dice: ‘Tú no podrás lograrlo sólo´. O, algo en usted dice: ‘No podrás lograrlo sólo’. Algunos pacientes se sienten cómodos con la palabra «algo» porque esa aparente imprecisión les relaja en cuanto al malestar que les producen, por ejemplo, las frases críticas y categóricas del tipo deberías. Otras veces la frase «algo en ti» es la frase introductoria antes de decir Parte o estado del yo. Lo terapéutico está en que con este lenguaje conseguimos una «Defusión cognitiva» o restar fuerza a la cognición negativa, lo que cambia la interacción con los pensamientos (no el contenido). Los pensamientos pueden ser (1) observados sin juicio alguno, (2) repetidas con voz diferente, (3) externalizadas (con símbolos, forma, tamaño, color), o (4) re-formulados como un componente de un Recurso (Hayes, ACT, 1999). «Des-identificación»: que es una posición intermedia (el tú y el no tú) lo cual crea espacio para la Presencia. P.ej., decir `Yo tengo miedo´ comprado con `Yo me doy cuenta de que algo en mí tiene miedo´. Si el paciente ha dirigido su atención a aquel algo y se da cuenta de que este es una reacción y que esta no lo define en cuanto a su identidad, se crea el espacio para la Presencia. La Presencia es una manera de estar abierto, receptivo y siempre emergiendo en nuestros estados de ser cuando conectamos con otros y con nuestro mundo interno. Relación interna: Yo y algo están conectados por un verbo (notar, observar, percibir, darme cuenta). La Presencia es un estado de ser que nos permite estar con cualquier Parte con apertura, compasión, paciencia, etc. Bien es verdad que hay Partes como son los estados del yo malévolos, suicidas, auto-mutiladores que pueden generar en el terapeuta cierto grado de ambivalencia. A lo mejor hay que tener en mente las palabras del Dalai Lama: «sí, sí, la compasión es poderosa, pero no solo hace falta compasión, sino a veces acción». Dejamos en manos de los terapeutas con mucha experiencia y que hayan sido entrenados en lidiar con estados del yo malévolos por ejemplo, el definir a que nos referimos por acción. Posiblemente tenga que ver con mantener la calma, determinación y coraje en el terapeuta. Recomendamos buscar supervisión para trabajar con estos estados del yo (Claire Fredrick, Psiquiatra y Psicoterapeuta, 2007). Parte, estado del yo, algo es un proceso -conjunto de acciones para modificar un estado (criticando, complaciendo, temiendo) con sentimientos, puntos de vista que llevan a actuar discutiendo, juzgando, o tomando partido… «cobran vida» a través de la interacción con Presencia. (Cornell, Focusing, 2005).

Ante la pregunta de ¿Qué hay de terapéutico…? (ver arriba en *) Respondemos que: «usando las Creencias Negativas en 2da Persona para desconectarlas, despegarlas de los Pensamientos». (Primera persona) Pienso, creo que no conseguiré hacerlo solo/Una Parte de mi dice que… Creencia Negativa de la Parte.

   Separarse de los pensamientos con las Creencias Negativas de la 2ª persona 

P.ej., Críticos internos (Autonomía vs Vergüenza y Duda; Iniciativa vs Culpa): «Eres inadecuado, impotente, débil, sucio, cobarde, defectuoso, No eres tan bueno como crees, No eres inteligente, lo suficientemente atractivo … No tienes fuerza, poder, No puedes defenderte, eres impotente, tonto… Deberías, tienes que ser, estar en control, hacerte cargo, No puedes equivocarte. No mereces felicidad, amor, vivir, etc. Deberías haber… Deberías ser castigado. Los Críticos se pueden dirigir a nosotros con el verbo ser o estar. Otros tipos de Partes son Triste/Herida, Complaciente/Abandonada Perseguidor/Tentador, Ocupado/Presionante (Industrioso vs Inferioridad), Temeroso (miedoso), existen otras nombres para Partes de la mente como es el caso de Auto-lesiones, Ansioso/Pesimista, Impulsiva/adictiva, Disociada o sentir como si estuviera fuera de si observando lo que pasa, sentirse desconectado de su cuerpo vs me siento completamente presente en mi cuerpo, sentir como si estuviera en una niebla, cuando estoy estresado, ansioso me noto ido. P.ej., Una paciente nos dice: «(yo) ví a un familiar en el hospital después de una operación y sentí que estaba fuera de mi observando lo que pasaba además de notarme ida». La primera parte de nuestra intervención debe ser usar el lenguaje de Partes de la mente y por ejemplo pedirle al paciente que diga en voz audible, «por favor diga una Parte de mi dice que cuando está estresada se siente como que estuviera fuera de sí, observando lo que pasa». Podemos a partir de ese momento hacer un ABCDE o un SIFT (material de entrenamiento). Todo esto puede ayudar a que el paciente pueda hacer la Defusión Cognitiva. 

 

El yo (self en inglés). Un término que significa un sentido interno de identidad, a veces incluye el cuerpo de uno mismo, personalidad, o membresía en las relaciones o grupos. Hay muchos «yoes» en un individuo sano. El yo es frecuentemente visto como como sustantivo en singular, y en realidad puede considerarse mejor como un «verbo plural.» Las funciones que el yo (self) incluyen las somáticas, lingüísticas, emocionales, reflexivas y el yo (self) social.

La neurociencia es el estudio científico del sistema nervioso. Es una rama multidisciplinaria de la biología que combina fisiología, anatomía, biología molecular, biología del desarrollo, citología, modelos matemáticos y psicología para comprender las propiedades fundamentales y emergentes de las neuronas y los circuitos neuronales. La comprensión de las bases biológicas del aprendizaje, la memoria, el comportamiento, la percepción y la conciencia ha sido descrita por Eric Kandel como el «último desafío» de las ciencias biológicas.

La base neuronal del yo es la idea de utilizar conceptos modernos de neurociencia para describir y comprender los procesos biológicos que subyacen a la percepción humana de la auto-comprensión. La base neural del yo está estrechamente relacionada con la psicología del yo con una base más profunda en la neurobiología. La psicología del yo es el estudio de la representación cognitiva, conativa o afectiva de la propia identidad o del sujeto de la experiencia. La formulación más temprana del yo en la psicología moderna se deriva de la distinción entre el Yo como el conocedor subjetivo, y el  no yo como el objeto que se conoce. Conocimiento frente a lo conocido.

Técnicas experimentales CONSTRUCCIÓN Y MODIFICACIÓN

Para entender cómo la mente humana hace la percepción humana del yo, existen diferentes técnicas experimentales. Uno de los métodos más comunes para determinar las áreas del cerebro que pertenecen a diferentes procesos mentales es mediante el uso de imágenes por resonancia magnética funcional. Los datos fMRI se utilizan a menudo para determinar los niveles de activación en partes del cerebro. fMRI mide el flujo de sangre en el cerebro. Se dice que las áreas con mayor flujo sanguíneo, como se muestra en las exploraciones de IRMf, están activadas. Esto se debe a la suposición de que las partes del cerebro que reciben un mayor flujo de sangre se están utilizando más intensamente durante el momento de la exploración. La tomografía por emisión de positrones es otro método utilizado para estudiar la actividad cerebral.

Anatomía: áreas del cerebro que involucran la percepción humana de sí mismo. Dos áreas del cerebro que son importantes para recuperar el autoconocimiento son la corteza prefrontal medial y la corteza parietal posterior medial. Se cree que la corteza cingulada posterior, la corteza cingulada anterior y la corteza prefrontal medial se combinan para proporcionar a los humanos la capacidad de auto reflejarse. También se cree que la corteza insular está involucrada en el proceso de autorreferencia.

El yo incorporado

El sentido de incorporado es crítico para la concepción del yo de una persona. La incorporación (en el cuerpo) es la comprensión del cuerpo físico y su relación con uno mismo. El estudio de la personificación humana tiene actualmente un gran impacto en el estudio de la cognición humana en su conjunto. El estudio actual de la incorporación sugiere que la información y las experiencias sensoriales impactan la percepción general del ser humano. Esta idea en cierto modo desafía las ideas previas de la cognición humana porque desafía la idea de que la mente humana es innata. Se ha descubierto que dos partes del cerebro tienen una gran importancia en la percepción del sí mismo de una persona. La unión temporoparietal, ubicada en la corteza, es una de estas regiones del cerebro. La unión temporoparietal está pensada para integrar información sensorial. La segunda parte del cerebro que se cree que está involucrada en la percepción de incorporación es el área del cuerpo extraestriado. El área del cuerpo extraestriado se encuentra en la corteza occipitotemporal lateral. Cuando a las personas se les muestran imágenes de partes del cuerpo, se activa el área del cuerpo extraestriado. La unión temporoparietal está involucrada en los procesos de integración sensorial, mientras que el área del cuerpo extraestriado trata principalmente con los pensamientos y la exposición a partes del cuerpo humano. Se ha encontrado que el cerebro responde a estímulos que implican una incorporación diferente a los estímulos que implican la localización. Durante las pruebas de desempeño de tareas, la posición del cuerpo de una persona (ya sea que esté sentada o acostada boca arriba) afecta cómo se activa el área del cuerpo extraestriado. La unión temporoparietal, sin embargo, no se ve afectada por la posición particular del cuerpo de una persona. La unión temporoparietal se ocupa de la auto ubicación incorpórea y no encarnada, y explica por qué la posición física de una persona no afecta su activación. La auto ubicación relacionada con el sentido de incorporación de una persona se relaciona con su ubicación real en el espacio.

Memorias autobiográficas

La información que la gente recuerda como memoria autobiográfica es esencial para la percepción de sí mismo. Estos recuerdos toman la forma en que las personas se sienten sobre sí mismas.  La corteza prefrontal dorsolateral izquierda y la corteza cingulada posterior están involucradas en la memoria de la información autobiográfica.

Top